Laparoscopía Avanzada

Apendicectomía
Apendicectomía por Laparoscopía AvanzadaUna de las grandes ventajas del abordaje mínimamente invasivo es la baja incidencia de infección en las heridas, sobre todo en la urgencia quirúrgica abdominal más frecuente en el mundo, la apendicitis aguda. Con esta técnica se logra una mayor protección de las heridas, ya que además de que éstas son muy pequeñas, los instrumentos no están en contacto directo con las mismas. Además, el apéndice se introduce en una bolsa especial evitando una contaminación directa de las estructuras a su alrededor, aún si el apéndice está purulenta o se ha roto. La recuperación es sumamente superior al abordaje clásico (técnica abierta).
Vesícula Biliar
Vesícula Biliar por Laparoscopía AvanzadaEsta técnica es la principal responsable de difundir y corroborar el éxito de la Laparoscopía. La colecistectomía laparoscópica se ha convertido en el “estándar de oro” para el tratamiento de las piedras en la vesícula. Realmente no tiene un substituto. Sus principales ventajas son: menos dolor, recuperación más rápida y menor incidencia de complicaciones. La inmensa mayoría de los pacientes permanecen en el hospital de 24-36 horas.
Cirugía Antirreflujo
Cirugía Antirreflujo por Laparoscopía AvanzadaOtra más de las intervenciones que han desplazado casi por completo a la cirugía convencional. El reflujo gastroesofágico (“acidez o agruras”) es una entidad clínica común cuyo manejo hace algunos años era exclusivamente medicamentoso. En la actualidad, está comprobado que en un número importante de los afectados, el tratamiento quirúrgico (laparoscópico) ofrece mejores resultados, evitando el uso de tratamientos longevos y costosos. En términos prácticos, la técnica que se emplea se denomina fundoplicatura, la cual consiste en “abrigar” el esófago con la porción superior del estómago. En los casos que existe una hernia hiatal, ésta se repara simultáneamente.

Hernias Inguinales y de Pared Abdominal (Incisionales)
Cirugía de Hernia  por Laparoscopía AvanzadaLas hernias son un problema bastante común, sin embargo, su incidencia real se desconoce. Se estima que alrededor del 5% de la población mundial desarrollará una hernia de la pared abdominal en algún momento de sus vidas, pero la prevalencia puede ser aún más alta. Cerca del 75% de todas las hernias ocurren en la REGIÓN INGUINAL. Los hombres tienen una probabilidad 25 veces mayor que las mujeres de desarrollar una hernia inguinal.

La cirugía laparoscópica constituye desde hace varios años una alternativa ampliamente aceptada en la reparación de las hernias inguinales y de pared abdominal, con una seguridad y alta eficacia comprobadas. Se utilizan en promedio 3 “mini-incisiones” de 5-10 milímetros a través de las cuales se manejan la cámara y los instrumentos. De esta manera se repara la hernia y se introduce, además, una malla especial para reforzar el defecto previo.

Colon

Cirugía de Colon por Laparoscopía AvanzadaLa cirugía laparoscópica representa una técnica ampliamente aceptada en el manejo de la enfermedades benignas del colon, en especial, la diverticulosis (pequeños sacos que protruyen desde la pared del colon). La enfermedad diverticular del colon es una entidad muy común y en la mayoría de los casos no da síntomas. Cirugía de Colon por Laparoscopía AvanzadaEl hecho de resecar el o los segmentos afectados por vía laparoscópica permite una recuperación más rápida, un inicio más temprano de la vía oral y un más pronto reestablecimiento de la función colónica.

Bazo

Cirugía de Bazo por Laparoscopía AvanzadaLa esplenectomía (resección del bazo) es un recurso terapéutico muy útil en las enfermedades hematológicas, en las cuales el bazo actúa como un órgano de destrucción de los elementos de la sangre (glóbulos rojos y plaquetas). Desde su desarrollo en 1991, la esplenectomía laparoscópica ha substituido casi por completo a la modalidad convencional. Además, su alta seguridad y eficacia a través del tiempo han sido comprobadas.

Cirugía de Puerto Único

puerto-unicoLos procedimientos quirúrgicos de un solo puerto (puerto único) pertenecen al grupo de intervenciones denominadas “cirugías sin cicatrices o sin huellas“ debido a que todos los instrumentos utilizados se introducen por una sola herida pequeña que prácticamente no deja rastro o evidencia de la misma. La colecistectomía y la apendicectomía son las principales técnicas llevadas a cabo mediante esta alternativa laparoscópica.

Mini-Laparoscopía

mii-lapLa mini-laparoscopía como se deduce de su nombre, consiste en disminuir todo lo posible el tamaño de la incisión necesaria para la realización de la cirugía. Es decir, la tendencia actual podría ser llamada clásica. Si la evolución de las grandes heridas fue la de ajustar la incisión a la que era meramente necesaria, actualmente hemos recorrido el mismo camino en la cirugía laparoscopia.

Las incisiones de 12 mm podemos reducirlas hasta 5 mm y las de 5 mm se están convirtiendo en incisiones de 2 y 3 mm. Toda esta trayectoria cada vez menos invasiva ha sido posible gracias a la habilidad adquirida previamente por la comunidad quirúrgica en el manejo laparoscópico y al desarrollo tecnológico del instrumental quirúrgico. Hoy en día todos los procedimientos laparoscópicos se pueden beneficiar de la evolución “mini”: colecistectomía (vesícula biliar), apendicectomía (apéndice), colectomías (colon), cirugía de la obesidad (banda y manga gástricas), Nissen (anti-reflujo) y muchas otras más. Las ventajas de la cirugía “mini” son las mismas que ocurrieron con la laparoscopía convencional, tales como recuperación más rápida, menos traumatismo a los tejidos, menos complicaciones de la pared abdominal y en este caso es de recalcar la mejoría estética el que podamos realizar intervenciones con heridas prácticamente imperceptibles.