Cirugía General

Enfermedades del Ano y Recto

ano-rectoLas patologías que afectan al anorrecto representan uno de los motivos de consulta más frecuentes para el cirujano general. Las hemorroides (almorranas), la fisura, los abscesos (infección aguda), la fístula (infección crónica), la incontinencia (no retención) fecal y el prolapso rectal, en sus diferentes grados de severidad, pueden ser manejados de forma exitosa por el Dr. Gálvez.

A muchas personas les avergüenza hablar acerca de sus problemas anales o rectales, sin embargo, es sumamente importante consultar sobre ellos, especialmente si hay síntomas como dolor o sangrado. Los tratamientos varían ampliamente dependiendo del problema en particular.

Tumores de Piel y Tejidos Blandos

Cirugía de tumor de pielLa piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, razón por la cual merece nuestra total atención. La gran mayoría de los tumores de la piel son benignos: verrugas, lunares o nevos, quistes, lipomas (bolitas de grasa), hemangiomas (manchas rojas), entre otros. El tratamiento de los mismos es la simple extirpación + cierre primario de la herida. No obstante, en algunos casos podemos encontrar lesiones pre-malignas o malignas (cáncer) que ameritan un tratamiento más especializado por un cirujano calificado.

Hernias Complejas de la Región Inguinal y Pared Abdominal

Cirugía de Hernias Abdominales
En algunas ocasiones las hernias inguinales y de pared abdominal son de tal magnitud o severidad, que el abordaje laparoscópico resulta imposible de efectuarse. En otros casos, los pacientes simplemente por su estado de salud no tolerarían someterse a una anestesia general. En dichas situaciones, la cirugía general convencional se establece como la opción más viable y el recurso terapéutico más seguro.

Tiroides y Tumores del Cuello

TiroidesTiroides y Tumores del Cuello.- La edad es una consideración importante en la evaluación de los tumores del cuello. En niños y adultos jóvenes, éstos suelen ser benignos en el 90% de los casos. Sin embargo, en las personas mayores de 40 años, acostumbramos aplicar la “regla de los 80”. Ésta establece que el 80% de las masas del cuello que no se originan de la glándula tiroides son neoplásicas (origen tumoral). De éstas, el 80% son de las catalogadas como malignas (cáncer). De las malignas, el 80% son carcinomas de células escamosas o espinocelular.

La tiroides es una glándula productora de hormonas que regulan el metabolismo del cuerpo y la sensibilidad del mismo para con otras hormonas. Puede ser afectada por trastornos funcionales (hipo e hipertiroidismo), inflamatorios (tiroiditis) y neoplásicos (nódulos o tumores). Los nódulos tiroideos son tumores que a su vez pueden ser benignos o malignos (cáncer). Suelen estar presentes en el 5-7% de la población, siendo más comunes en las mujeres. Del 4-5% de todos los nódulos tiroideos son malignos, motivo por el cual no debemos restarle importancia a su existencia. Solicitar la ayuda de un especialista como el Dr. Gálvez se vuelve imperativo. En los casos de cáncer tiroideo, el porcentaje de éxito (curación) después de la cirugía es muy alto y el pronóstico a largo plazo es bastante bueno.

Tumores de la Glándula Mamaria

breast

Existen muchas causas por las que se presentan tumores en las mamas, van desde los cambios normales del cuerpo humano hasta las patológicas (enfermedades). Dichos tumores se clasifican en dos grandes grupos: los benignos y los malignos (cáncer). Es importante saber y recordar que entre el 80-85% de los tumores mamarios son benignos, especialmente en mujeres menores de 40 años. Entre éstos se encuentran, los abscesos (infecciones), el fibroadenoma y la enfermedad fibroquística de las mamas. Por su parte, debemos tener presente que en los hombres se puede presentar un crecimiento unilateral o bilateral de las mamas por estímulo hormonal, esta condición es benigna y se denomina ginecomastia.

En lo concerniente al cáncer de mama, en nuestro país éste representa la segunda causa de muerte en las mujeres mayores de 25 años. En promedio mueren un poco más de 10 mujeres mexicanas al día por esta afección, lo cual es alarmante. La American Cancer Society predice que 1 de cada 8 mujeres padecerá cáncer de mama durante su vida. Razón por la cual debemos tener presentes los principales factores de riesgo para desarrollarlo: ser mujer, historia familiar de cáncer de mama, inicio de la menstruación antes de los 12 años, menopausia después de los 50 años, primer embarazo después de los 35 años, haber padecido cáncer de matriz, uso prolongado y en altas dosis de estrógenos, entre otros.

La mayoría de las pacientes suelen detectarse los tumores por sí mismas, por lo cual la práctica de la autoexploración podría contribuir a detectar el cáncer de mama en etapas tempranas. Entre más temprana resulte la etapa del tumor al momento de su detección, mayores son las probabilidades de cura. Por eso, todas las mujeres entre los 20-40 años deben acudir al médico cada 2-3 años de forma ordinaria. Aquellas mayores de 40 años, lo recomendable es hacerlo al menos una vez al año. Una pronta intervención por parte del especialista indicado aumenta las posibilidades de éxito.

Pie Diabético

pie diabetico

El pie diabético, en particular, se define como la infección, la ulceración y la destrucción de los tejidos profundos, asociadas con anormalidades neurológicas (pérdida de la sensibilidad al dolor) y vasculopatía periférica (daño a la circulación) en las extremidades inferiores. El pie es altamente vulnerable a daños circulatorios y neurológicos, y el menor trauma puede causar úlceras o infecciones. Cuando se ocluyen las arterias que llevan sangre a los pies se produce “gangrena”.

Es así como la diabetes puede causar problemas en sus pies; incluso una pequeña cortada puede tener consecuencias serias. La diabetes puede causar daños en los nervios, lo cual reduce la sensibilidad en los pies. La diabetes también puede reducir el flujo de sangre a los pies, de modo que una herida demore más tiempo en sanar o sea incapaz de resistir una infección. Por estas razones, es posible que los pacientes con diabetes no perciban una piedra en su zapato, originando una ampolla, una ulceración y finalmente una infección crónica que ocasione la pérdida (amputación) de los pies o incluso de la extremidad. Se estima que cada 30 segundos se amputa una extremidad en el mundo por complicaciones del pie diabético. Tomando en cuenta lo mencionado anteriormente, es sumamente recomendable que todo paciente diabético revise sus pies a diario y en caso de cualquier anomalía que detecte, acudir inmediatamente con el especialista.